Aikido

AIKIDOArte marcial tradicional de Japón.

La característica fundamental  es la búsqueda de la neutralización del contrario/oponente en situaciones de conflicto, dando lugar a la derrota del adversario sin dañarlo.

Aunque las técnicas pueden usarse como defensa personal ante cualquier posible agresión,  es un arte marcial completo y eficaz que integra a la persona en todos sus aspectos: físico, mental y energético. El Aikido busca despertar nuestra conciencia reprogramándonos física, mental y emocionalmente hacia un proceso de continua creación.

Respecto a la táctica (desplazamientos y ubicación corporal respecto al opuesto) se busca absorber y canalizar la energía/inercia, mientras que a la vez se evita los ángulos de ataque del opuesto por: anticipación, encuentro o anclaje, y/o dispersión.

Las técnicas del Aikido se desarrollan teniendo en cuenta los aspectos en común entre sí mismas, de manera simultánea con la táctica; además de aplicar un acondicionamiento físico diferente al estar basado en la relajación, la alineación corporal, los giros, las torsiones y extensiones, además del desarrollo de una tensión dinámica muy específica. Logrando una fusión sincronizada de las trayectorias de ataque y defensa dentro de circuitos horizontales, verticales o diagonales de movimientos en elipse, circulares y/o en espiral.

Los movimientos de cada parte del cuerpo se unifican en un todo sistemáticamente controlado. El poder respiratorio  se extiende desde el centro para relajar la fuerza causante del endurecimiento de diversas partes del cuerpo; este poder es la fuente de toda postura flexible y sólida. La respiración es empleada para mejorar el sistema cardio-pulmonar, neuromuscular y metabólico

Los movimientos del Aikido mejoran el riego sanguíneo en todas las articulaciones del cuerpo y estimulan adecuadamente algunos músculos internos que no se usan habitualmente. Nos aporta flexibilidad y coordinación , nos ayuda a superarnos siempre que tengamos continuidad y tenacidad así como la seguridad en nosotros mismos.

En el Aikido no existe el tiempo, no hay prisas. La concentración es importante, nuestra mente esta aquí y ahora.

…¿Te unes?…

A %d blogueros les gusta esto: